La libertad guiando al pueblo, Delacroix y La Balsa de la Medusa, Gericault

Imagen

LA LIBERTAD GUIANDO AL PUEBLO, DELACROIX

Esta obra fue pintada por Delacroix inmediatamente después de los sucesos del 28 de julio de 1830, que motivaron la caída de Carlos X y su sustitución por Luis Felipe de Orleans. En medio de una ciudad en llamas surge una mujer con el torso desnudo que representa a la vez la Libertad y Francia. Lleva en la mano derecha la bandera francesa y en la izquierda un fusil. Le acompañan miembros de las diferentes clases sociales (obrero con espada, burgués con una escopeta, adolescente con dos pistolas…) para manifestar la amplia participación y dejar clara que la causa común no mira la procedencia jerárquica. A los pies de la figura femenina, un moribundo mira fijamente a la mujer para señalar que ha merecido la pena luchar.

Imagen

Se le considera el primer cuadro político de la pintura moderna, que exalta la insurrección popular contra la monarquía borbónica restaurada, es decir, con esta obra el romanticismo deja de mirar a la antigüedad  y comienza a querer participar de la vida contemporánea. En ella, el deseo de compromiso político se hace patente al convivir con personajes reales, como el mismo artista.

Imagen

LA BALSA DE LA MEDUSA, GERICAULT

Esta obra de Gericault fue expuesta en el Salón Oficial de 1819, obteniendo la Medalla de Oro , bajo el título Escena de un naufragio. La escena narra un escándalo político ocurrido en 1816: El momento en el que la fragata Méduse debía ir al puerto senegalés de Saint Louis con la misión de aceptar la devolución británica de la colonia de Senegal bajo los términos franceses de la Paz de París.

Las ambiciones de este barco por llegar el primero le hizo alcanzar una gran velocidad que no pudo soportar, desviándose del recorrido y encallándose en un banco de arena. Parte de los pasajeros intentaron acercarse  a las costas africanas con la balsa. Las luchas entre los supervivientes hizo que muchos de ellos murieran en el traslado y sólo llegaran parte de los pasajeros. Los franceses no rescataron la balsa, y el rescate lo realizó la nave Argus,  rescatándose tan sólo 15 hombres.

Imagen

Se apunta que el posible responsable de este desastre fue el Vizconde Hugues Duroy de Chaumereys, asignado capitán de la fragata y con muy poca experiencia.

Este incidente se consideró vergonzoso para la monarquía francesa recién restaurada.

Gericault recoge el momento más romántico, el de la esperanza, cuando estos hombres deconocidos divisan su esperanza. La balsa medio deshecha por el oleaje, los cuerpos de los muertos, putrefactos, mutilados, desperdigados, todos los detalles están inspirados en la realidad más cruel.

La ambición del artista en este cuadro era inmensa y más impresionante cuando se tienen en cuenta que el tema elegido sólo podía causar inquietud al gobierno. Con este lienzo, Gericault hizo crítica de su tiempo: es, en definitiva, la  sociedad la que está embarcada en esta balsa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s